Rehabilitar los plásticos: Kim Ragaert sobre la ciencia de los materiales

24 diciembre, 2019 Sostenibilidad

Rehabilitar los plásticos: Kim Ragaert sobre la ciencia de los materiales

¿Por qué los pepinos van envueltos en plástico? A bote pronto puede parecer un desperdicio de plástico y una fuente inagotable de emisiones contaminantes, pero hay muchos detalles detrás que deben tenerse en cuenta antes de tachar de malgasto este tipo de envases.

Bajo esta premisa, la Doctora en Ingeniería de Polímeros Kim Ragaert y profesora en la Universidad de Gante (Bélgica), ofreció una charla TEDx titulada ‘Plastic Rehab’ sobre ciencia de los materiales y procesado de polímeros. 

En la video-charla que podéis visualizar aquí, Kim Ragaert explica cómo en el ejemplo del pepino, gracias a esa ‘piel de plástico’ se reduce por 5 las emisiones de CO2. ¿Cómo?

La idea base es muy sencilla pero también muy importante. Con la película plástica de 2 gramos que envuelve el pepino conseguimos que se conserve por más del doble de tiempo, de 11 días pasamos a 26, lo que supone una reducción muy importante del desperdicio alimentario y emisiones de CO2 derivadas.

Las conclusiones que apuntan los compañeros de fundacionplasticsense.eu sobre las palabras de Kim Ragaert son las siguientes: 

“Los plásticos son materiales extremadamente ligeros. Tienen la mitad de densidad que el vidrio y una densidad similar a la del papel, pero al ser muy resistentes pueden ser fabricados con espesores mínimos en comparación con otros materiales. Esto conlleva que en su fabricación se consuman mucho menos recursos y que sean mucho más eficientes en su transporte. Así, para envasar la misma cantidad de líquido se necesita 24 veces más cantidad de vidrio que de plástico y se consume el doble de combustible si se transporta. Y siendo cierto que es posible reutilizar una botella de vidrio hasta 8 veces, aún solo reciclando el 50% de las botellas de plástico, se sigue utilizando 6 veces más cantidad de material en el caso del vidrio que del plástico. Adicionalmente, la temperatura de fusión del vidrio es de unos 1.500℃ cuando la del plástico ronda los 300℃, por lo que la energía para fabricar una botella de vidrio es muchísimo mayor que la necesaria para fabricar una botella de plástico. En conclusión, el sistema de fabricación y reciclado del plástico es, en global, infinitamente más eficiente que el del vidrio.

Si nos centramos en prohibir los plásticos los efectos medioambientales serán devastadores porque para fabricar productos que cumplan con las mismas funcionalidades la cantidad de material, de energía consumida y de CO2 emitido se duplicará o incluso triplicará. Es decir, sustituiremos al plástico por alternativas menos sostenibles y se dará la paradoja de que el impacto sobre el medio ambiente será mucho mayor. Justo el efecto contrario que se buscaba.

Los consumidores tenemos el poder para que esto no ocurra, mediante la compra de productos reciclables, que contengan material reciclado y proporcionando a estos productos un final de uso adecuado mediante su depósito en los contenedores de recogida selectiva.”

Compartir


El plástico, la materia prima más ecológica bajo un proceso de reciclaje optimizado

24 julio, 2019 Sostenibilidad

El plástico, la materia prima más ecológica bajo un proceso de reciclaje optimizado

Estamos convencidos de que el plástico es el material más ecológico para la elaboración exponencial de envases y bolsas por una simple razón: llevamos un siglo aprendiendo a utilizarlo de forma sostenible e innovando constantemente en el sistema de recuperación de la materia prima, es decir, en su reciclaje. 

El sistema de reciclaje actual es muy sencillo y eficiente por lo que nuestros esfuerzos se dirigen a crear productos 100% reciclables y al aprovechamiento de los residuos plásticos como materia prima. A pocos metros de cada hogar español puedes encontrar un contenedor amarillo donde, cuidado, no se reciclan todos los plasticos, solo envases. Esto facilita mucho la capacidad de reciclaje de las plantas de tratamiento de residuos.

El principal problema de este material de cara al medio ambiente es su mal uso y abandono en la naturaleza. Si todos reciclamos cada producto y evitamos generar nuevos desechos, el impacto de cada bolsa de plástico o envase sobre el medio sería mucho más bajo que fabricar bolsas de papel o de origen alimentario.

En esta línea nos sumamos a la campaña #NoCulpesAlPlástico de AIMPLAS, ANAIP, ANARPLA, AVEP, CICLOPLAST y PlasticsEurope. Hacemos nuestro su mensaje para explicar los beneficios de los plásticos con datos sólidos y concienciar de la importancia de hacer un buen uso de estos materiales 

La sociedad aún no está lo suficientemente preparada para los plásticos biocompostables ya que se ha demostrado que este material propaga el mal uso del plástico bajo la idea de que ‘ya se descompondrá’. Sin embargo, este tipo de materiales biocompostables solo se descompone en unas condiciones concretas de temperatura y humedad que se da sólo en las plantas biocompostables.

La solución está en mano de todos nosotros y solo con el trabajo conjunto de empresas y sociedad podemos llegar a la solución.

Compartir


Economía circular: la forma más ecológica de frenar el cambio climático

24 abril, 2019 Sostenibilidad

Economía circular: la forma más ecológica de frenar el cambio climático

En CMSA creemos en la economía circular y enfocamos cada uno de los procesos de nuestra empresa bajo el prisma de la reutilización constante: no queremos generar ningún desperdicio. Para ello, nos apoyamos en la Fundación Ellen Maacarthur, organización benéfica del Reino Unido que tiene como objetivo inspirar a una generación a repensar, rediseñar y construir un futuro positivo a través del marco de una economía circular.

Desde la Fundación Ellen Maacarthur en colaboración con Material Economics, han publicado un informe que destaca la importancia de las energías renovables, que permiten reducir las emisiones globales de GHG (gases de efecto invernadero) en un 55% pero también hace hincapié en lo importante que es trabajar sobre el 45% restante para cumplir los objetivos de la ONU.

Este informe, Completing the Picture: How the Circular Economy Tackles Climate Change, trata sobre cómo diseñar pensando en aprovechar los desechos, mantener los materiales en uso y regenerar las tierras agrícolas para reducir las emisiones de GHG  en 9.300 millones de toneladas. Esto supondría eliminar la misma cantidad de emisiones que generan todas las formas de transporte a nivel mundial en la actualidad.

Este documento ilustra como empresas, las instituciones financieras y los encargados de formular políticas pueden construir una economía próspera y resistente mientras juegan un papel esencial para alcanzar los objetivos climáticos.

Puedes leer más sobre este paper aquí.

Todo el trabajo de la fundación Ellen Maacarthur sobre economía circular aquí.

Compartir