Los bioplásticos, el Amazonas y la deforestación

In Earthbag12 noviembre, 2020

El Amazonas se deteriora, está sufriendo un lento y devastador desgaste de sus recursos en muy poco tiempo por culpa de las atrocidades que acechan a su tierra y vegetación. Numerosas manifestaciones, actos cívicos y aglomeraciones se forman para luchar contra esta injusticia donde se reúnen con bastante constancia y asiduidad. A pesar de alzar la voz para protestar contra esta atrocidad, parece que nunca termina de contar para nada porque es bastante difícil escuchar a la voz del pueblo y sobre todo, tomar en serio a la voz del pueblo.

La deforestación del Amazonas se debe a un motivo muy concreto. La tala de árboles se está haciendo para convertir el terreno en cultivo, especialmente para fabricar bioplásticos. Esto implica un daño irreparable al pulmón de América, ya que no solo pierde árboles, sino también el suelo fértil destinado a a producción de bioplástico que podría aprovecharse para alimentar a la población más desfavorecida.

La amazonía nunca antes había estado tan amenazada. “La expansión de la agricultura, la ganadería, las concesiones mineras y un dramático aumento de hidroeléctricas, son sólo algunas de las presiones que tienen en riesgo a la selva más grande del mundo”. Los bioplásticos tampoco ayudan a su bienestar, ya que con ellos no se pone solución a la contaminación que hay por los plásticos sino que se contamina de otra manera, empiezan a haber indicios de la contaminación de los peces que sufren en el amazonas por los plásticos que hay en el río.

Los plásticos y bioplásticos que se desechan en el caudal fluvial no se deterioran ya que necesitan una temperatura bastante alta para poder degradarse. Esta situación se tiene que frenar de alguna manera ya que se está terminando con el ecosistema de nuestro planeta y su salud a día de hoy es más que cuestionable. A todos debería preocuparnos el presente y futuro del planeta porque unidos somos más fuertes.

Desde CMSA nos sentimos indignados con esta situación y buscamos un poco de conciencia colectiva para conocer y entender lo que está pasando en el Amazonas, la selva más grande del mundo. Tenemos que cuidar los patrimonios que tenemos y hacer uso del plástico no significa hacerlo de manera irresponsable ni desecharlo en el rincón más remoto de la tierra porque así ningún individuo se da cuenta. Esto empieza a tener consecuencias y como todo está en mano de todos nosotros cambiar y controlar esta situación.

Fuente WWF