Bambú, la materia prima más sostenible

In Earthbag7 octubre, 2020

El bambú, originario de la India, se ha expandido por todo el mundo a gran velocidad por un motivo muy sencillo. Su planta es bastante particular, cuenta con diversas características que han permitido que pase de ser considerada un desperdicio de la naturaleza, que invadía el cauce del río, a ser llamada la materia prima más sostenible.

Este título que recibe se debe, principalmente, a su capacidad de crecimiento. Una planta adulta de bambú, durante la etapa de brotación, puede llegar a crecer hasta 61 cm en un solo día. En cada brotación dobla su tamaño hasta alcanzar troncos de entre 10 y 20 metros, dependiendo de la especie. 

Si a su capacidad de crecimiento le sumamos la facilidad que tiene el bambú de adaptarse en casi cualquier zona, nos encontramos, probablemente, ante la materia prima más sostenible del planeta. Esta planta no requiere tierras fértiles, nutrientes ni plaguicidas, con que haya agua cerca le basta para crecer y crecer. Además, solo hay que dejar pasar tres o cuatro años hasta que se pueda recolectar. 

Otro punto positivo de esta planta es que permite obtener la fibra de bambú mediante un proceso relativamente sencillo que requiere del mínimo uso de recursos industriales. Además de ser una materia prima de fácil acceso y manejo, la fibra de bambú tiene propiedades muy interesantes para todo tipo de aplicaciones.

  • Biodegradable 100%, puede compostarse.
  • Termoclimática: resiste al calor y al frío.
  • Absorbe cuatro veces más humedad que el algodón.
  • Resistente: soporta gran tensión sin perder flexibilidad.
  • Respetuosa con el suelo: los profundos sistemas radiculares de la planta sirven de protección contra la erosión del suelo.

No tenemos dudas, la fibra de bambú es la mejor opción para la malla transpirable de Earthbag, una evolución del packaging para el producto.