Renovable no significa sostenible

In Noticias9 julio, 2020

En CMSA llevamos tiempo preguntándonos por qué todo el mundo considera que los bioplásticos son la solución a la problemática de los  plásticos. Desde nuestro punto de vista, los bioplásticos no son más que otra solución alternativa que no termina de ser eficiente y respetuosa con el planeta. Vamos a conocer un poco mejor qué son los plásticos verdes, de dónde vienen, en qué consisten y que aportan al ecosistema.

Los bioplásticos o plásticos biodegradables, tienen características similares a los plásticos ya que están fabricados con petróleo, entre todas sus cualidades, podemos destacar que se elaboran con materiales renovables y que son biodegradables. No debemos confundir términos, ya que renovable no significa sostenible. Estos bioplásticos no son sostenibles porque tienen un coste medio ambiental grave y dependen de los cultivos por lo que necesitan suelo fértil y agua, recursos naturales bastante limitados. Esto hace que este tipo de bioplásticos se puedan entrometer en la cadena alimentaria.

 

El coste ambiental de los bioplásticos

Algunos bioplásticos dependen de cultivos, de modo que precisan de suelo fértil y agua dulce, estos recursos son medioambientalmente muy limitados y no pueden utilizarse a la ligera. Es por eso que los plásticos verdes no son una alternativa sostenible al plástico y mucho menos una solución para la salud de la Tierra

Hay bastantes líneas de investigación que están intentando buscar y encontrar alternativas para la creación de los bioplásticos de manera más sostenible como por ejemplo la transformación de plantas, subproductos vegetales, algas y otro vegetales en bioplásticos sostenibles. No todas llegarán a buen puerto y sólo unas pocas resultaron ser viables desde el punto de vista económico. El tiempo dirá si los bioplásticos acaban siendo la solución definitiva.

Este tipo de bioplásticos o plásticos verdes no son buenos para el planeta, al final plantean los mismos problemas que presentan los plásticos tradicionales, producidos por el mal uso del reciclaje y además plantean el problema de entrometerse y dificultar la cadena alimenticia.

En CMSA no estamos de acuerdo con la manera en la que se fabrican los plásticos biodegradables y en cómo eso afecta a la industria alimentaria, los cultivos y los recursos naturales. Creemos firmemente en que hay que encontrar otras alternativas que permitan encontrar alternativas al plástico tradicional pero que sean sostenibles de verdad. Hay que dar voz y credibilidades a investigaciones alternativas que estén trabajando para encontrar vías sostenibles al plástico y a los bioplásticos.